Buscar
  • Mandilea Cocina

La sal de la vida (Parte II)

Actualizado: 30 de sep de 2019

Como continuación de nuestra anterior entrega, finalizamos este primer tema en nuestro blog hablando un poquito sobre la interesante historia de la sal y cómo esta ha marcado el devenir de la historia de la humanidad hasta nuestros días, para finalizar comentando algunas anécdotas sobre la misma.


Se tiene conocimiento del uso de la sal como conservante desde hace más de 5000 años y las primeras extracciones de sal que se conocen se realizaron en China, fundamentalmente a partir de salmueras que se hacían hervir en vasijas de barro para evaporar el agua.


Ya en el antiguo Egipto se dieron cuenta de que la arena seca y salada del desierto preservaba los cadáveres del deterioro. Esta fue la base para conservar la carne, y puede que fueran los primeros en salar pescados y carnes a gran escala. Debido a las crecidas del Nilo (se alternaban periodos de abundancia y otros de escasez), la conservación de los alimentos se convirtió en una obsesión. Sin embargo, no comerciaron con ella directamente como otras civilizaciones, sino que comerciaban con alimentos en salazón, ya que vieron que daba un valor añadido al producto. Parece que fueron ellos los que empezaron a comer aceitunas, descubriendo el proceso de curación de estas a base de tenerlas en agua con sal e ir cambiándola. Hacia el año 2800 a. C. los egipcios empezaron a comerciar con pescado salado para conseguir productos fenicios y estos lo distribuían por el Mediterráneo, lo que dio origen a una industria del pescado en todo el Mediterráneo.


En el interior de África en cambio sí se comercializaba la sal transportada por camellos hasta Tombuctú, centro de intercambio de mercancías entre el norte de África, Sahara y África occidental. Desde el siglo I hasta por lo menos el siglo XV se tienen noticias de la ciudad de Taghaza, construida entera de sal, incluida su mezquita.


Para los romanos, todos los hombres tenían derecho a la sal y por tanto no tuvieron un monopolio sobre ella, pero controlaban el precio de esta. En 506 a. C., tres años antes de la República, el gobierno Romano tomó el control de las salinas privadas de Ostia porque el rey consideraba que sus precios eran demasiado altos. Tanto durante la República como durante el Imperio, la sal era subvencionada para que los plebeyos también tuvieran acceso a ella. En la víspera de la campaña naval de Augusto contra Marco Antonio y Cleopatra, el emperador consiguió el apoyo popular distribuyendo gratuitamente aceite de oliva y sal. Sin embargo, durante las Guerras Púnicas contra Cartago, Roma manipuló los precios al alza para financiar la guerra. Aunque en Roma el precio era bajo, el impuesto aumentaba según la distancia a la que el “contribuyente” se encontrara de una salina. Este esquema de precios se llamó “salinator”, que posteriormente sería el título del funcionario encargado de tomar decisiones sobre el precio de la sal. La mayoría de las ciudades romanas se fundaron cerca de salinas, empezando por Roma. La primera de las grandes vías romanas (la Vía Salaria) se construyó para transportar la sal desde las salinas de Ostia, no solo hasta Roma, sino a toda la península.


Roma necesitaba sal para la expansión de su Imperio, no solo para sus soldados, sino también para sus caballos y su ganado. En ocasiones se pagaba a los soldados con sal, de donde deriva la palabra “salario” y la palabra francesa “solde” que significa sueldo y que a su vez es el origen de la palabra “soldado”.


Llegaron hasta a adicionar sal al vino para conservarlo. Los romanos también salaban jamones y otros productos del cerdo como salchichas y carne de animales embutidos en sus intestinos (según parece esto lo copiaron de los celtas). También conservaban en sal aceitunas y gran variedad de verduras como el hinojo, la col y espárragos. Pero el pescado era el eje de la cocina romana y eran grandes consumidores de salazones, sobre todo el atún de Cerdeña y el de Cádiz. Con las sobras de hacer salazones (cabezas, tripas y cola) hacían salsas como el famoso Garum.


En los siglos XV y XVI del 30 al 50 por ciento de las mercancías que pasaban por el puerto de Venecia eran de sal. Toda la sal debía de pasar por la “Camara Salis” que emitía los permisos para la exportación, su destino y su precio. Venecia llegó a destruir las salinas de Creta para manipular los mercados y subir los precios. Ningún estado había basado su economía en la sal hasta ese punto exceptuando China (cosa que no debe de extrañar puesto que una de las familias más importantes de Venecia era la de los Polo). Génova empezó a explotar las salinas de Ibiza y de Salsomaggiore cerca de Parma, y como consecuencia se desató una guerra de la que Venecia saldría vencedora logrando de nuevo la hegemonía en el mediterráneo. Poco después el mediterráneo dejaría de ser el centro del mundo occidental en favor de las costas atlánticas como consecuencia de las nuevas rutas abiertas por Cristóbal Colón con el descubrimiento de América, y Vasco de Gama rodeando el cabo de Buena Esperanza para abrir una nueva ruta comercial con la India. Entonces comenzó el declive de Venecia (no así el de Génova, que supo convertirse en la banca de las nuevas potencias atlánticas).


La sal permitió obtener una mayor cantidad de pescado, ya que los pescadores ya no tenían que apresurarse tanto para vender el pescado capturado. Las expediciones a Terranova partían en primavera y no regresaban hasta el otoño. Se cree justificadamente que el bacalao salado y el arenque salado en toneles evitaron la hambruna en muchas regiones de Europa, sobre todo en el interior, y el consumo de sal de los europeos aumentó de 40 gr/día por persona en el siglo XVI a 70 gr/día en el siglo XVIII.


Igualmente, América del Sur se encontraba en un constante estado de guerra por el control de la sal. Los aztecas controlaban las rutas de la sal con sus ejércitos y la denegaban a sus enemigos. Los españoles consiguieron el poder controlando las salinas. Los indios tlatoque causaron admiración entre los españoles porque no comían sal para mantener su independencia de los aztecas. Con la llegada de los españoles se disparó la necesidad de sal, ya que la necesitaban para sus rebaños de ganado, para las pieles que curtían y sobre todo para la minería de la plata. En el proceso de extracción de plata se utilizaba la sal para separar la plata de otros minerales porque el sodio tiene la capacidad de eliminar las impurezas. Este modelo de extracción requería gran cantidad de sal, así que los españoles construyeron grandes salinas en el Yucatán, por el clima y el punto geográfico estratégico.


En América del Norte la necesidad de sal por parte de los colonos fue en aumento, utilizándola para secar bacalao y curtir pieles; además los indios cambiaban a los colonos valiosas pieles de castor, nutria, etc. por sal. En 1788 el estado de Nueva York negoció un tratado con los indios onondaga, en cuyo territorio había manantiales de agua salina, por el cual estos cedían sus derechos sobre sus territorios a cambio de 3 toneladas de sal. En la actualidad el estado de Nueva York sigue proporcionándoles ese pago en sal.


En Europa en el siglo XVI había un impuesto en Francia denominado “gabela” por el cual los habitantes mayores de 8 años de ciertos territorios estaban obligados a comprar 7 Kg de sal al año a precios abusivos. Esta cantidad era muy superior a la que necesitaban, pero aun así era ilegal utilizarla para conservar productos, pudiendo si lo hacían ser acusados de contrabando de sal. Como resultado de la gabela y del descontento general, en 1543 se produjo un alzamiento de 40.000 campesinos con el lema “Viva el rey, sin gabela”. Los impopulares recaudadores, cuyo cometido era el de hacer cumplir la gabela, iban armados y podían detener, interrogar e incluso abusar de las mujeres para poder averiguar si escondían sal en su ropa interior. En aquella época incluso había vestidos de mujer con bolsillos ocultos diseñados para esconder sal. En el caso de que un recaudador fuera asesinado, la corona enviaba tropas para saquear la aldea donde hubiera sucedió el crimen. A finales del siglo XVIII, más de tres mil hombres, mujeres y niños fueron sentenciados a prisión o muerte por delitos contra la gabela. En 1789 los franceses se revelaron tomando la Bastilla y aunque los impuestos sobre la sal no fueron la única causa de la revolución, sí se convirtió en símbolo de los abusos de la monarquía. El 22 de marzo de 1790 la Asamblea Nacional anuló los impuestos sobre la sal.


Durante la Guerra Civil americana el general Sherman llegó a decir: “La sal es el principal artículo de contrabando, debido a su utilización de salar carne, sin la cual el ejército no puede sobrevivir”. Durante el transcurso de la guerra, el ejercito de la unión destruyó todas las salinas que encontró a su paso, desde Virginia a Texas. En el Sur, regalar un pequeño paquete de sal se convirtió en el mejor presente, incluso en regalo de bodas.


El 1 de noviembre de 1804, por proclamación real, el gobierno británico se quedó con el monopolio de la sal en la India. Los que poseían sal debían venderla al gobierno británico por el precio que este había fijado y se ilegalizó la producción de sal que no estuviera a cargo del gobierno británico, estableciéndose un sistema de espías bien pagados para impedir el comercio clandestino. En la década de 1840 la Compañía de las Indias Orientales ordenó la colocación de un seto de espinas de 4 metros y medio de alto para impedir la entrada de sal de contrabando. Esta barrera llegaría a tener una longitud de hasta los 4.000 Km. Poco a poco fue aumentando la insatisfacción entre los hindúes, ya que hasta rascar sal era considerado delito. El 2 de marzo de 1930 Gandhi escribió una carta al virrey de la India, donde mostró desprecio por las disposiciones impuestas por la política de la sal, considerándolo el impuesto más injusto para los pobres, y como el movimiento de independencia estaba a favor de los pobres, comenzó la protesta por esta injusticia. El 12 de marzo Gandhi comienza una marcha de 384 Km con 68 seguidores para llegar a la población costera de Dandi con la intención de desafiar la ley británica cogiendo sal. El 5 de abril llegó a la costa seguido de miles de personas de todas las castas. Allí cogió un trozo de sal violando la ley británica. Así empezaron las protestas por toda la India hasta lograr su independencia en 1947.


La sal está relacionada con muchos rituales y costumbres en todas las culturas, de las que os pongo algunos ejemplos curiosos:


· Tanto en el islam como en el judaísmo, la sal servía para cerrar un trato debido a su carácter inmutable (si se disuelve y se evapora vuelve a cristalizar). Las tropas indias juraban su lealtad a las británicas con sal.

· Los antiguos egipcios, romanos y griegos incluían sal en sus ofrendas y sacrificios.

· Según la tradición galesa, en los ataúdes se colocaba un plato con pan y sal y se contrataba los servicios de un comedor de pecados profesional que se comía la sal.

· Los campesinos anglosajones incluían la sal entre los componentes mágicos que colocaban en un agujero del arado para pedir a la diosa de la tierra buenas cosechas.

· En el teatro tradicional japonés antes de cada actuación se rociaba con sal el escenario para proteger a los actores de los malos espíritus. También los luchadores de sumo emplean la sal como purificación y para expulsar los malos espíritus antes de la lucha.

· En los Pirineos, las parejas de novios iban a la iglesia con sal en el bolsillo izquierdo para prevenir la impotencia, y en Alemania los zapatos de la novia debían rociarse con sal.

· Durante la Edad Media en Francia, al igual que en China, se creía que una mujer menstruante detenía los procesos de fermentación. Es por esta razón por la que en francés a la mujer menstruante se la denomina en salaison (curada en sal). Se tenía la creencia de que la presencia de una mujer menstruante en un cuarto con alimentos en fermentación era suficiente como para poder pararla y estropear la carne salada.

· En Haití se emplea la sal como único medio de romper el hechizo a un zombi y traerlos al mundo de los vivos.

· En muchas zonas de Europa se protege a los recién nacidos poniéndoles un poquito de sal en la punta de la lengua y hasta 1408 en Francia se “salaba” a los niños hasta que llegaba el momento de ser bautizados.

· En los reinos medievales y del renacimiento europeo, los saleros eran puestos en la mesa al alcance de los considerados dignos. El rango social de las personas podía adivinarse observando la posición de la sal en la mesa. Cuanto más cercana a una persona mayor era su rango.

· Está comprobado que los niños y personas maduras son capaces de reconocer el sabor salado en salmueras de concentración de 0.05% de sal (una cucharada por cada 10 litros), siendo del doble para las personas de más de 60 años. Los recién nacidos no distinguen el sabor salado hasta pasados cuatro meses de su nacimiento.

· Existen edificios construidos en sal, en concreto existe un hotel de sal en el Salar de Uyuni.

· Se ha demostrado que las hembras de las ratas poseen una mayor 'necesidad' de sal durante los ciclos reproductivos.

· El hecho de que miles de soldados de las tropas de Napoleón murieran durante su retirada de Moscú, se atribuye a que sus heridas no se curaban debido a la falta de sal.

· Prueba a añadir sal a una naranja ácida: la contraposición entre el ácido y el salado provoca sensación de dulzor en la boca ;-))

· El cuerpo de un adulto contiene aproximadamente un cuarto de kilo de sal.

· Existe la creencia de que la sal engorda, aunque no es cierto en absoluto pues la sal no aporta calorías. Sin embargo, es cierto que con un exceso de sal aumenta la osmolaridad de la sangre y provoca sed, por lo cual se bebe agua para restablecer el equilibrio salino del cuerpo. Al acumular agua, el cuerpo aumenta su peso.

· El uso de sal en el deshielo de carreteras y calles de ciudades cuando hay nevadas se emplea debido a que reduce el punto de congelación hasta -15ºC, lo que hace que se evite la formación de hielo con el consiguiente riesgo de accidentes. Esta práctica se va eliminando poco a poco ya que causa problemas medioambientales serios, cambiando las propiedades químicas de los suelos de cultivo.


Y hasta aquí nuestro capítulo sobre la sal, nos vemos en la siguiente entrega.


Mónica Druet

Ingeniera Agrónoma




BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS EMPLEADAS:

Kurlansky, Mark (2003). “Historia de la única piedra comestible” Ed. Atalaya.Plata Montero, A. (2006). “El ciclo productivo de la sal y las salinas reales a mediados del siglo XIX”.

· KW de Brisay, KA Evans,"Salt: The Study of an Ancient Industry", Colchester Archaeological Group (1975), 1974

· George Cecil, Christine Sharr, "Salt", Watts, 1976

"'What to Eat' An Aisle-by-Aisle Guide to Savvy Food Choices and Good Eating", Marion Nestle, North Point Press, 2006 Alan N. Epstein, "Hormonal synergy as the cause of salt appetite", The Physiology of Thirst and Sodium Appetite, 1986 Kenneth F. Kiple, Kriemhild Coneè Ornelas, "The Cambridge World History of Food", Cambridge University Press, 2000, Vol 1. (IV.B.7. "Sodium", Thomas Wilson & Clarence E. Grim) Toussaint-Samat,"A History of Food". Oxford, 1997 Pierre Laszlo,"Grain of Life", Columbia University Press, 2001, ISBN 0-231-12198-9 Myron H. Weinberger, "Salt Sensitivity of Blood Pressure in Humans", Hypertension. 1996;27:481-490 James WP, Ralph A, Sanchez-Castillo CP, "The dominance of salt in manufactured food in the sodium intake of affluent societies", Lancet. 1987 Feb 21;1(8530):426-9 Rowan Flad, "Archaeological and chemical evidence for early salt production in China", 12618–12622, PNAS, August 30, 2005, vol. 102 , no. 35 Bloch, David. Economics of NaCl: Salt made the world go round. Mr Block Archive. Consultado el 2008-10-04. D. W. Rathbone, "Garum and salsamenta: production and commerce in materia medica", Med Hist. 1992 July; 36(3): 356–357 Heather Irene McKillop, "Salt: White Gold of the Ancient Maya", University Press of Florida, 2002 Bernardino Gómez Miedes, Comentarios sobre la sal, Introducción, edición crítica, traducción, notas e índices a cargo de S. I. Ramos Maldonado, Instituto de Estudios Humanísticos – Ed. Laberinto -C. S. I. C., Alcañiz, Madrid, 2003, 3 vols. "The COMA report on nutritional aspects of cardiovascular disease:: the scientific evidence", British Food Journal, 1995, Vol. 97, Issue: 9, Page: 30 - 32 Mark Kurlansky,"Cod: A Biography of the Fish That Changed the World", Penguin Books, 1998 Hervé This,"Révélations gastronomiques", Ediciones Belin. 1995. ISBN 2-7011-1756-9 Harold McGee,"On Food and Cooking: The Science and Lore of the Kitchen". Scribner, New York, 2004. ISBN 0-684-80001-2. Beauchamp GK, Moran M, "Dietary experience and sweet taste preference in human infants", Appetite. 1982 Jun;3(2):139-52 Jacques A. E Nenquin, "Salt; a study in economic prehistory (Dissertationes archaeologicae Gandenses)", De Tempel (1961) J. C. Bridges, "Evaporite mineral assemblages in the nakhlite (martian) meteorites", Earth and Planetary Science Letters, Volume 176, Issues 3-4, 30 March 2000, Pages 267-279 Multhauf, Robert P., "Neptune's gift, a history of common salt", Johns Hopkins University Press, 1978, ISBN-08-018-19555 Laurent Olivier, Joseph Kovacik,"The 'Briquetage de la Seille' : proto-industrial salt production in the European Iron Age", Antiquity, Sept, 2006 Sadoul, N, J.G. Walmsley & B. Charpentier 1998. Salinas and Nature Conservation. Conservation of Mediterranean Wetlands No.9, Tour du Valat, Arles (Francia), 96 pages, (En Frances & Inglés). "Cómo funciona", entrada "producción sal", Ed. Salvat, 1982.Jean-Francois Bergier: Die Geschichte vom Salz. Campus, Frankfurt/Main 1989, ISBN 3-593-34089-5 Robert E. F. Smith, David Christian, "Bread and Salt: A Social and Economic History of Food and Drink in Russia", Cambridge University Press, 1984 U.S. Department of the Interior - U.S. Geological Survey (Hrsg.): 2006 Minerals Yearbook - Salt. März 2008. U.S. Department of the Interior - U.S. Geological Survey Paul E. Lovejoy, "Salt of the Desert Sun: A History of Salt Production and Trade in the Central Sudan (African Studies) ", Cambridge University Press, 2003 Jennifer Judkins , "It Must've Been Something I Ate: The Return of the Man Who Ate Everything", Gastronomica, Invierno 2004, Vol. 4, No. 1, Pages 111–111 D. Sharp,"Labelling salt in food: if yes, how?", The Lancet, Volume 364 , Issue 9451 , Pages 2079 - 2081 Beauchamp, G.K., "The human preference for excess salt", Human nutrition - General aspects, 1987 Alan Kim Johnson and Robert L. Thunhorst, "The Neuroendocrinology of Thirst and Salt Appetite: Visceral Sensory Signals and Mechanisms of Central Integration", Frontiers in Neuroendocrinology, Volume 18, Issue 3, July 1997, Pages 292-353 Willis K. Samson and Tonya C. Murphy ,"Adrenomedullin Inhibits Salt Appetite", Endocrinology Vol. 138, No. 2 613-616 Denton DA,"Salt appetite", Nutr Abstr Rev., 1969 Oct;39(4):1043-9 Bloch, Maurice R,"The social influence of salt". Scientific American 209(1):88-96, 98. New York. 1963 "Dejima, Y. Cold-Induced Salt Intake in Mice and Catecholamine, Renin and Thermogenesis Mechanisms", Appetite, Volume 26, Issue 3, June 1996, Pages 203-220 Rosa K. Pawsey, "Case Studies in Food Microbiology for Food Safety and Quality",Royal Society of Chemistry, 2002, ISBN 0-85404-626-7 Alice Waters, Patricia Curtan, Kelsie Kerr, Fritz Streiff, "The Art of Simple Food", Random House Inc, 2007, ISBN 0307336794 Jenna Dunlop, John Paul Zronik,"Salt", Crabtree Publishing Company, 2004, ISBN 0-7787-1411-X - Pequeño folleto acerca de las propiedades de la sal. "Diamond Crystal Shaker Salt Kitchen Secrets", 1928 Straits Resources - Obtenido el 2008-10-23 Página Oficial: Scientific Advisory Committee on Nutrition Schulkin, J., "Sodium hunger: the search for a salty taste", Cambridge University Press, 1991, ISBN-0-521-35368-8 Karen Eich Drummond, "Nutrition for the Food Service Professional", Van Nostrand Reinhold, 1996 Dahl, Lewis K. "Salt Intake and Salt Need" New England Journal of Medicine 258: 1152-7. 1958 Foof Standards Agency Página oficial dedicada al consumo limitado de sal (inglés). Alderman, Michael H, Cohen, Hillel, and Madhavan, Shantra. 1998. "Dietary sodium intake and mortality: the National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES I)." The Lancet 351: 781-5. A. M. Butler y Elizabeth Tuthill, "An Application Of The Uranyl Zinc Acetate Method For Determination Of Sodium In Biological Material", Harvard Medical School, 1931 ref. RA McCance, "Experimental Sodium Chloride Deficiency in Man",Proceedings of the Royal, Society of London. Series B, Biological Sciences , Vol. 119, No. 814, 1935 Leo A. "Medical science under dictatorship". N Engl J Med 1949; 241: 42. Mitscherlich A, Mielke F. The death doctors. London: Elek Books, 1962. Caplan AA, editor. When medicine went mad. Bioethics and the Holocaust. Totawa, NJ: Humana, 1992. Bernadac C. Devil’s doctors. Medical experiments on human subjects in the concentration camps. Paris: Ferni Publishing House, 1967. The Registry of Toxic Effects of Chemical Substances, 1986 U.S. EPA, Ambient Water Quality Criteria for Chloride, 1988 McCance, R. A. “Experimental Sodium Chloride Deficiency in Man.” Proceedings Royal Society B 119: 245-268. 1936 J. V. Joossens, "Dietary Salt, Nitrate and Stomach Cancer Mortality in 24 Countries", International Journal of Epidemiology, Volume 25, Number 3, Pp. 494-504, 1996 Ken W. F. Howard, Janet Haynes, "Groundwater Contamination Due To Road De-icing Chemicals — Salt Balance Implications", Geoscience Canada, Volume 20, Number 1 (1993) "Impact of de-icing salt on roadside vegetation ­ A literature review", Nordic Road & Transport Researc, No 2 1999 Bettina Werner, "Salt of the Earth”.

DESCRÍBENOS TU EXPERIENCIA PERFECTA
  • Facebook icono social
  • Instagram